Semana 2, día 11: Identifica tus estados de hambre Día 11: Identifica tu sensación de hambre

¡Ya vamos en el día 11! Ojalá que los tips anteriores les estén resultando útiles, lo mejor sería que los practicaras todos, pero ya con uno o dos que intentes realizar vas a darte cuenta que estás más atenta a tus elecciones de comida y actividad física. Y de eso se trata esta serie de posts. 

La tarea del día de hoy consiste en ser más conscientes de nuestras sensaciones corporales y estar más atentas en distintos momentos del día. ¿Porqué? Porque a veces estamos tan ocupadas en nuestro trabajo, escuela, cuidado de hijos, que no nos damos cuenta del hambre hasta que ya no podemos más y entonces nos comemos lo primero que se nos atraviesa. Otras veces, no es hambre, es un antojo específico de x cosa (chicharrones, elote con crema, pan con nutella, coca-cola bien helada… ok, STAAAAAP). Otras, ni siquiera es antojo, es sed. O aburrimiento. O cansancio.

Mujer-hambrienta

Por lo mismo, la actividad de hoy consiste en que cada que vayas a hacer una comida, trates de puntuar tu sensación de hambre del 1 al 10, donde 1 es “no siento hambre en absoluto” y 10 significa que “estoy más hambrienta que nunca”. De preferencia anótalo en tu diario. Después, a mitad de la comida, vuelve a registrar tu hambre con esta escala y, finalmente, cuando hayas terminado de comer.

Mientras eso pasa, pon atención a tus pensamientos, ¿todavía querrías comer más?, ¿estás tan llena que no puedes moverte?, ¿piensas que no debiste haber comido lo que comiste? Recuerda que todo esto es información importante de autoconocimiento.

Después de practicar esto 2 o 3 días, ya estás capacitada para distinguir cuando se trata de un antojo, de un deseo compulsivo o de hambre real, además de que podrás identificar más fácilmente cuándo parar antes de que te de mal del puerco llegues al punto de sentirte incómoda.

Recuerda dejar en los comentarios cómo te vas sintiendo con estas estrategias, me encantaría saber qué piensas.